Un sitio de ensueño

El restaurante de La Rabia tiene una característica que destaca sobre todas las demás: un emplazamiento excepcional, casi en la desembocadura de la ría de la Rabia, muy cerca de la playa de Oyambre. Está en la orilla de una laguna plagada de pájaros de muchas especies (garzas, patos, cisnes) con lo que el sitio realmente es de no creer, una preciosidad. Se come muy bien, nada sofisticado pero bien hecho y con buenísimo producto: buenos pescados y carnes, excelentes las almejas y las rabas, ideal para un aperitivo. Pegas: algunos asiduos son directamente de bofetada, el personal no es precisamente simpático y tiene una relación calidad precio discreta, como te descuides te meten un buen viaje, pero el sitio merece la pena, lo recomiendo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *